Grasso ratificó que brindaría atención a ciudadanos chilenos con Covid-19 por “cuestiones humanitarias”

5 minuto leer
4

El intendente municipal, en diálogo con medios radiales, reafirmó que recibir a ciudadanos chilenos con coronavirus es netamente una cuestión humanitaria, aunque aclaró que la decisión no depende de él.

Pablo Grasso habló este jueves por la mañana con LU 23 Radio Nacional Calafate sobre diversos temas, destacándose especialmente la respuesta a la consulta que le hicieron sobre sus recientes declaraciones sobre recibir a pacientes chilenos con Covid-19.

Al respecto, el jefe comunal reafirmó sus dichos y destacó que se trata de una apreciación política y de analizar cómo están encarando la pandemia tanto la Argentina como Chile: “hace poco gobernaba (Mauricio) Macri y decía que el modelo a seguir era Chile”, inició Grasso y agregó “pero la pandemia sacudió al mundo y Argentina se preparó con la conducción fuerte de un Presidente (Alberto Fernández) que tomó la posta en el momento más difícil de la historia de los últimos 100 años”. Gracias a ello, al fortalecimiento del sistema de salud y a la conciencia ciudadana, Argentina pudo encarar con mejores herramientas la pandemia, y en cambio Chile “que es el modelo que quería seguir Cambiemos, hoy nos dice que quiere ser auxiliado”.

“Se trata de una cuestión humanitaria” destacó Grasso, y aclaró que “si el sistema de salud privado soporta (la atención de chilenos), no veo por qué no podemos ayudar a salvar vidas a un país que nos está pidiendo a gritos un salvataje humanitario”.

En este sentido, puso como ejemplo al Hospital Samic de El Calafate, que al comienzo de la pandemia atendió a extranjeros con la misma excelencia que a cualquier vecino y resaltó que se debe tener en cuenta “lo que pensaba San Martín y lo que pensó Néstor Kirchner, tener una patria grande y una Latinoamérica más unida, a esa ideología la vamos a defender y estoy convencido de lo que digo”, afirmó aunque aclaró que primero siempre está la salud de los y las riogalleguenses y que no se puede poner en riesgo lo conseguido hasta ahora, en referencia a la excelente situación epidemiológica de la ciudad.

Por otra parte, el jefe comunal afirmó sentirse sorprendido por los comentarios negativos que recibió su postura, lamentando que “la xenofobia ha crecido tanto” cuando en realidad se trata de una cuestión humanitaria y que, en caso de concretarse, debería tener condiciones como por ejemplo que la totalidad del costo del tratamiento médico esté a cargo del paciente y que se haga en establecimientos médicos privados.

Más allá de todo, aclaró el intendente Grasso que una decisión de tal magnitud no puede ser tomada por un jefe comunal, y reafirmó que se trata de “una cuestión política”, porque “nosotros recibimos un país defenestrado, tuvimos que arreglarnos como pudimos, cuando en el gobierno anterior hubo un proyecto político que miraba con buenos ojos a Brasil y a Chile, pero hay un cimbronazo y el gobierno chileno está pidiendo por el modelo argentino, y si podemos salvar vidas, tenemos que discutirlo”.